Rodrigo Pellecer Benavides

 


Nací en la ciudad de Guatemala el 23 de septiembre de 1,981 en el hospital conocido en ese entonces como Bella Aurora, el cual está ubicado en la zona 14, se le conoce hoy en día como "Las Américas". Mis padres, Beatriz Benavides Castellanos y Alvaro Pellecer Cheves eran bastante jóvenes cuando nací. Mi madre de diez y nueve y mi padre de veintiuno años les tocaba un reto bastante grande, especialmente porque la familia de mi madre ese mismo año, se mudó a Orlando Florida a montar un negocio de turismo. Crecí mis primeros años de cero hasta los catorce en una casa pequeña de un nivel en zona 12, cerca de la Universidad San Carlos de Guatemala (USAC) que heredó mi padre junto con un terreno donde tenía montado una pequeña fábrica de toldos. 

 

Niñez:
Desde muy pequeño viajaba a menudo a Orlando Florida a visitar a la familia de mi madre y ella aprovechaba a llevarme a los parques de atracciones. Crecí yendo prácticamente todos los años a Orlando Florida y visitando los parques. Quizás el ir muchas veces a los parques despertó en gran parte mi imaginación. El primer colegio que asistí fue: "Colegio Montessori" en el cual llevé los grados de pre primaria (Nursery  Pre-Kinder), luego me trasladaron al Colegio Americano de Guatemala. Desde niño siempre he sido un poco diferente y no fue inusual que kindergarten lo repitiera porque dijeron que era muy inmaduro para mi edad además de decir que era diestro cuando en realidad era zurdo. Era un niño sociable, que pertenecía al equipo de fútbol y me juntaba con amigos del equipo. Mi mejor amigo vivía a unas cuadras de donde yo vivía y me iba a jugar varias veces a su casa. Así pase varios años los cuales tengo muy buenos recuerdos de su casa y de su familia. Quizás mi vida se vio un poco alterada al entrar a mi adolescencia. 

Adolescencia:
A los doce años empece a tener pensamientos dilusivos (Dilusional thoughts) y pensar que olía mal, que nadie quería estar conmigo. Además, tenía la idea de que posiblemente tenía un tumor en la cabeza lo cual después de varios exámenes probaron que no era cierto. Esto fue en sexto primaria (del sistema académico que se llevaba en ese entonces), mis notas bajaron y después de ser un niño sociable dejé de serlo. Siempre había sido despistado y varios de mis amigos me molestaban porque no entendía los chistes pero ahora adicional el mundo lo estaba percibiendo de una manera distinta. Pensaba que las personas hablaban mal de mí y la manera de reaccionar que tuve fue alejarme y apartarme de mis amigos y compañeros de clase. Me quedé con pocos amigos y lo que hacía era ir a jugar baloncesto al gimnasio con dos o tres de mis amigos restantes. Siempre me gustaron mucho los deportes. Tuve que dejar el equipo de fútbol porque mis notas bajaron a tal punto que no estaba sacando el promedio necesario para permanecer en el equipo. En tercer curso, el ministerio de educación subió el promedio para ganar las materias de 60 a 65 y en esa ocasión, perdí tres clases y como había repetido kindergarten, no me dejaron repetir el grado. Gracias a Dios a través de unos amigos de mis abuelos maternos logré hacer que me aceptaran en un colegio prestigioso: "Centro Escolar el Roble" donde me dejaron repetir tercer curso. Para ese entonces inició otro período importante de mi vida.

Joven adulto:
 Para esta fecha nos habíamos trasladado a vivir a una casa más grande, el negocio de charters a Orlando de mi madre estaba creciendo y el negocio de mi padre estaba mejor posicionado para esta fecha. Además, ya había asistido con un psiquiatra en Orlando que me diagnosticó Déficit de Atención. El cambio en vez de ser malo fue bastante bueno. El medicamento para déficit de atención me ayudó a estar más enfocado, en el colegio hice bastantes nuevos amigos que me aceptaron muy bien y encajé mejor de lo que me imaginaba. Prácticamente de los diez y siete a los veintidós fue una etapa donde salía con amigos. Para las vacaciones los invitaba a Orlando y los invitaba a la casa de mi tía donde íbamos a parques y algunas veces a cruceros. Fue una vida bastante privilegiada. También tenía la suerte de que mi tía estaba casada con el papá de mis primas quien su familia tenía casas de descanso en varios lugares de Guatemala y  eso me permitía ir a la puerto, río dulce y otros lugares. Vivía en una casa de lujo, viajaba y tenía muchos amigos con los cuales me juntaba. Siempre era tímido pero les parecía gracioso a muchos porque siempre tenía comentarios inusuales. No soy una persona de muchas palabras pero cuando digo algo por lo general es algo relevante que en cierta forma aporta a la conversación. En el Colegio El Roble no era un alumno sobresaliente pero tampoco estudiaba mucho y las clases que mirábamos eran de un bachillerato internacional que impartía clases de un nivel académico universitario en grados de bachillerato. En el 2,001 me gradué del Centro Escolar El Roble obteniendo el título de "Bachillerato en Ciencias y Letras" y después de tener la oportunidad de ir a estudiar a la universidad de Gainesville Florida la cual ya conocía, luego asistí a una invitación por parte de la Universidad Francisco Marroquín y decidí inscribirme en administración de empresas en esta Universidad donde inicié en el 2,002 mi carrera. El primer semestre fue bastante bueno para mí, el segundo no tan bueno y el tercero, empecé a sentirme un poco diferente. Una sensación de estar bastante acelerado pero así me mantuve. En el 2,004 si no estoy mal, un neurólogo en Guatemala me cambió de medicina a una nueva que estaba saliendo en el mercado y lamentablemente no me cayó muy bien entrando en una crisis psicótica. 

Inicio de mi diagnostico psiquiátrico:
Ese período en que permanecí descompensado, mis notas bajaron a tal punto que tuve que pedir ayuda a la Universidad la cuál sí me la dio. Después de ese período de tiempo mi vida cambió. Con un diagnóstico de Esquizofrenia Paranoide el doctor me dijo que mi vida iba a cambiar bastante y de hecho así fue. La medicina me daba bastante sueño y tenía que ir a hacer siestas al carro. Al estar asignado a menos clases me estaba tomando más tiempo cursar la Universidad, sin embargo había algo en mí que pensaba que podía estar mejor. Tengo el recuerdo que en el 2,006, mi tía me refirió con mi actual (2,020) psiquiatra, el cuál después de evaluar mi estado me diagnosticó trastorno bipolar y me cambió la medicina a una inyección llamada Risperdal Consta. El cambio fue bastante positivo y mejoré en varios aspectos. Aproximadamente cerca de esa fecha fui a un retiro católico el cuál, a parte de ayudarme me unió a un grupo de amigos con los que compartíamos semanas de fraternidad juntos y conversando sobre temas bíblicos. Una experiencia agradable. 

La medicina inyectada era costosa y mi madre ya no quería pagármela por lo que me recetaron medicina en forma de pastillas. Allí empezó otro problema y es que no era muy disciplinado tomándome la medicina y en el 2,009 me descompensé. Se me ocurrió un modelo económico el cuál lo puede encontrar en "Issuu" y avancé con la primera versión de mi libro "Charlie y el Mundo de los Sueños" titulado actualmente como: "El Mundo Mágico de Charlie" publicado también en Issuu. Este era un libro que había iniciado hace unos años antes y que me sirvió como pasatiempo escribirlo. Sentía que por momentos me desconectaba de la realidad que estaba viviendo y descargaba parte de ella en él. Escribirlo no fue nada fácil porque no tenía ni la menor idea de cómo escribir un libro y el poco conocimiento que tenía lo había aprendido en clases de literatura en mi niñez. 

Primeros contactos con la escritura:
Escribir es algo que lo solo lo hago por intuición ya que mi preparación no ha sido mucha en el tema. Quizás puedo decir que he recibido una clase en la universidad de comunicación empresarial y he comprado un par de libros pero la gran mayoría ha sido en la práctica. En el colegio se enfocaba más que todo en ensayos. Escribí una pequeña novela en el colegio, quizás mi primera, que trataba de una versión cómica de Jack and The Beanstalk desde el punto de vista del gigante. Sin embargo a pesar de que consideré que era buena, dado a que las computadoras de casa y portátiles no estaban tan bien desarrolladas y todo se manejaba en diskette, es muy probable que se haya perdido la información.

 

Ese mismo año (2,009) cerré mi carrera en la Universidad Francisco Marroquín obteniendo el título de: Licenciado en Administración de Empresas con especialidad en Mercadeo en marzo del 2,010. Pueden verme no como un escritor sino que como un pensador que usa la escritura para transmitir su pensamiento. Quizás tenga sentido porque desde que inicié la universidad siempre me gustó mucho la filosofía.

Casado y descubriendo:
Saliendo de mi carrera a principios del 2,010 conocí a mi primer novia con la cual tuve una relación de cuatro años donde contraje matrimonio civil  terminando en septiembre del 2,014 y luego conocí a mi segunda esposa con la que estoy actualmente casado. Este período de tiempo quizás lo observo como el período en donde la tormenta llegó a mi camino. Después de tener un diagnóstico de un trastorno mental y tener apoyo de mis papás, fue un período donde tuve que aprender a volar solo de una manera que puedo decir, no de la mejor manera. 


Mi vida sentimental parece un recorrido en una montaña rusa. Tuve bastantes altibajos de estar bien y mal principalmente con mi segunda esposa que tenía un temperamento fluctuante. Sin embargo, no dejo de reconocer lo increíble que se siente estar enamorado y de alguna manera tuve la oportunidad de sentirlo.

El trabajo:

En cuanto a mi trabajo también ha sido un recorrido en montaña rusa, desde los diez y siete años he apoyado a mi padre en su empresa. Hay que tomar nota que mi primer vivienda quedaba en el vecindario de la oficina y planta de producción de la empresa. Mi papá sabía que tenía un gran potencial desde pequeño. Dentro de la empresa emprendí varios proyectos como  diseñar un programa para administrar las operaciones del negocio, mejoras en el sistema operativo, formularios, control de bodega, forma de pago del personal y así puedo mencionar varios cambios. Parte de la razón  de que la empresa formada por mi padre ha permanecido hasta la fecha es muy posible que haya sido por mi contribución en ella. Siempre sentí que no se me dio el crédito merecido a mi aporte. Además de trabajar con mi papá incursioné en varios proyectos de emprendimiento, apliqué a varias plazas de trabajo, incluso invertí en FOREX y en la bolsa de Valores una pequeña cantidad. Digo que era como una montaña rusa porque un día estaba con mi papá y otro día estaba emprendiendo algo o laborando en algún lugar. Creo que todo sirvió a mi formación, adicional de mi deseo ardiente por la lectura, el cual despertó a los veinte años aproximadamente, leyendo muchos libros relacionados a mi carrera. Actualmente tengo inconclusas dos  maestrías, una de administración de desarrollo de proyectos inmobiliarios en la Escuela de negocios de Universidad Francisco Marroquín y Florida International University y otra de Economía en una Universidad en línea de Chile "Arturo Prat". Después de todo esto he dejado bastantes de mis proyectos inconclusos. A pesar de ello, hoy en día estoy retomando los mejores proyectos con la intención de hacerlos realidad. 

Actualidad:
En este 2,020 estoy medicado con una medicina que me está ayudando más y creo que con este medicamento podré bajarme de esta montaña rusa por la que he vivido varios años de mi vida y encontrar el camino que debo de seguir. En todo este viaje por la montaña rusa puedo decir que muchas cosas buenas he podido obtener. Entre ellas, los tiempos difíciles que me tocaron vivir estando casado, me acercaron bastante a Dios y me hicieron valorar muchas cosas, personas y momentos que antes no valoraba. Puedo decir que la vida es quizás el mejor maestro de uno pero el más duro de todos al momento de castigar. También el más bondadoso y agradecido si vamos por el curso correcto. En cuanto a mi vida laboral estoy formando mi equipo para hacer realidad varios de los proyectos que he dejado inconclusos. De hecho ya empecé a reunirme con la primera persona de mi nuevo equipo. En cuanto a mis maestrías pienso retomarlas y concluirlas y en cuanto a mi escritura, buscando la manera de hacer tiempo para escribir varias ideas de libros que tengo en mente, en especial, los mencionados en este sitio. Considero que:

"Nuestra vida es como un libro en blanco que escribimos día a día. Dependerá de nuestras decisiones, actos, actitud y de Dios, qué dirá cada una de las páginas y capítulos contenidos en él. Escribamos el mejor libro para el que fuimos llamados a terminar. Que nuestra vida escrita sea una verdadera y genuina obra de arte." ARPB